Ajo

Esta popular hortaliza es originaria de Asia Central y hay constancia de que ya se utilizaba en el tercer milenio a.C. en las regiones de India y Egipto. Más tarde su uso se extendió por todo el Mediterráneo y hoy en día es una de las hortalizas más utilizadas en todo el mundo. Su bulbo es utilizado tanto por sus cualidades culinarias como por la extensa lista de propiedades y usos farmacológicos que posee. Veamos algunos usos y propiedades del ajo:

· Es uno de los antibióticos naturales más potentes que se conocen. Tiene un gran poder antiséptico y bactericida, pero a diferencia de los antibióticos comunes, no destruye la flora intestinal, sino que la regula. Por esta razón también tiene numerosos usos externos y se utiliza para tratar afecciones de la piel como verrugas, quemaduras, hongos, picaduras,…

· Protege el corazón bajando los niveles de colesterol malo y previniendo la aparición de enfermedades cardiovasculares.

· Por su poder vasodilatador, el ajo es un gran aliado para luchar contra la hipertensión. Hace la sangre más fluida y regula los niveles de glucosa, por lo que está muy recomendado en casos de diabetes y obesidad.

· Estimula el sistema inmune haciéndolo más resistente frente a las infecciones y tiene un gran poder depurativo y desintoxicante.

· Su acción diurética ayuda en casos de retención de líquidos.

· Protege el aparato digestivo y facilita la eliminación de lombrices intestinales.

· Estudios recientes están demostrando que el ajo podría tener acción anticancerígena al  inhibir los procesos de desarrollo del cáncer gracias a su poder antioxidante.

Cómo preparar una infusión de ajo.

Es muy sencillo, la proporción es aproximadamente tres ajos por vaso. Corta los ajos en láminas finas añade agua hirviendo y deja reposar unos minutos tapado. Puedes beberlo caliente o frío. Si no te agrada demasiado el sabor del ajo, puedes añardir miel o mezclarlo con otras hierbas o frutas como la menta, la hierbabuena y el limón. Aconsejan tomarlo en ayunas, pero puedes tomarlo en cualquier momento del día

Contraindicaciones.

Debido a su acción anticoagulante no está indicado en casos de dificultad de coagulación, así como en personas con problemas circulatorios cuya sangre es espesa, en casos de intenvención quirúrgica o en mujeres con menstruaciones muy abundantes. El ajo contiene altos niveles de yodo, por que que no deben consumirlo personas que padecen hipertiroidismo. Iguanmente se desaconseja para embarazadas y lactantes. Siempre os recordamos que lo más seguro y saludable es consultar tu caso concreto a tu médico.