Arándanos

Los arándanos son el fruto de un arbusto del género Vaccinium que, a su vez pertenece a la familia las Ericáceas. Aunque esta planta es originaria de Europa y Asia, hoy podemos encontrarla en mercados de todo el mundo, pues con el aumento del consumo también ha aumentado su cultivo. Tanto las bayas como las hojas de este arbusto poseen numerosas propiedades nutricionales y medicinales muy beneficiosas para el organismo. Hoy veremos como podemos aprovechar todas estas cualidades a través de deliciosas infusiones.

 Propiedades y usos medicinales a nivel interno.

· Un potente antioxidante natural que previene el envejecimiento prematuro de las células y combate la acción de los radicales libres.

· Un aliado para tratar problemas circulatorios como varices, arterioesclerosis, flebitis o hemorroides. Fortalece los capilares y tiene una acción vasodilatadora y antihemorrágica.

· Alivia problemas digestivos como flatulencias, acidez, gastroenteritis, espasmos intestinales, hinchazón,… Por sus cualidades astringentes están indicados para combatir diarreas.

· Ayudan a tratar la diabetes reduciendo los niveles de azúcar en sangre.

· Su poder antiséptico resulta beneficioso para frenar infecciones urinarias. Previene y ayuda a disolver los cálculos en el riñón.

· Los arándanos tienen un gran poder para proteger la vista y prevenir la aparición de enfermedades oculares tales como glaucoma, astigmatismo, desprendimiento de retina, ceguera,… Su acción antioxidante regenera y repara las células de la retina y demás tejidos oculares, manteniéndolos sanos.

Cómo preparar una infusión de arándanos.

Pon a calentar 250 ml de agua, cuando comience a hervir añade una cucharadita pequeña sin colmo de hojas de arándanos secas y desmenuzadas, retira del fuego y deja reposar diez minutos. Puedes tomar 2-3 tazas diarias.

Para los paladares más exigentes, en las tiendas de tés y herboristerías encontrarán deliciosas mezclas de hierbas y frutas que contienen bayas de arándanos secas.

Contraindicaciones.

Las plantas continen principios activos que en altas dosis son tóxicos, por eso debemos extremar la precaución al hora de utilizar aceites esenciales. Esta planta no presenta efectos adversos en dosis normales. Se recomienda no consumir en períodos prolongados de tiempo y no superar los 5-10 gramos de hojas por litro en las infusiones.