Canela

La Canela se extrae de la corteza interna del árbol de la canela. Aunque es originario de Sri Lanka, también se sultiva en otros lugares cálidos y húmedos de China, India, Madagascar y Brasil. Por su agradable aroma, la canela es utilizada en todo el mundo como ingrediente de postres, recetas saladas y la elaborar deliciosas infusiones. Además de su valor culinario, esta corteza contiene un aceite esencial al que se le atribuyen diferentes propiedades medicinales:

· Es muy conocida por sus propiedades relajantes.

· Es rica en fibra, vitaminas y minerales.

· Posee excelentes propiedades antioxidantes que previenen el envejecimiento prematuro de las células.

· Según han demostrado estudios recientes, la canela es beneficiosa para tratar la diabetes, pues reduce los niveles de azúcar en sangre.

· Mejora la circulación sanguínea y por su acción antiinflamatoria es una buena ayuda en el tratamiento de enfermedades que afectan a las articulaciones. También ayuda a calmar los síntomas del resfriado y la gripe.

· Tiene propiedades antibacterianas, gracias a las cuáles se utiliza para tratar enfermedades respiratorias.

· Ayuda a regular el ciclo menstrual.

· También hay estudios que prueban el poder de esta planta para reducir los niveles de colesterol y, por tanto, prevenir la aparición de los graves problemas de salud que acarrea la hipercolesterolemia.

· Tiene propiedades digestivas, combate la diarrea y combate los problemas de gases.

· Desde la antigüedad es conocida por sus propiedades afrodisíacas que se derivan de su capacidad para estimular la circulación en la zona media del cuerpo.

Cómo preparar una infusión de canela.

Calienta una taza de agua hasta que comience a hervir, apaga el fuego, añade una cucharadita de canela en rama triturada, tapa y deja reposar durante 8 – 10 minutos. Endulza con miel.

Contraindicaciones.

Se debe evitar el consumo de canela en los siguientes casos:

· Personas con problemas de coagulación.

· Durante el embarazo y lactancia.

· Enfermos cardíacos o con problemas digestivos, hepáticos o neurológicos.