infusion-de-comino

Esta planta es originaria de la zona Mediterránea son sus las semillas de sus flores que consumimos como especia. Tiene un sabor amargo y un olor intenso y dulce. Está muy relacionado con la comida India, pues es uno de los condimentos que incluye el conocido curry.

El comino posee múltiples propiedades beneficiosas para todos los procesos que engloba el aparato digestivo.  Es un excelente tónico estomacal que alivia las digestiones pesadas, estimula la secrección de jugos gástricos y facilita la evacuación. Además de ser rico en hierro, también abre el apetito. Por ello puede ayudar en casos de inapetencia, anemia y anorexia. Regula el tránsito intestinal, mitiga los trastornos menstuales y alivia los problemas de gases.

Una infusión de comino puede ser la forma más cómoda de beneficiarse de sus propiedades, agregando una cucharadita de cominos por taza y tomando después de las comidas.

Cómo preparar una infusión de comino.

Pon agua a calentar, cuando alcance el punto de ebullición, apaga el fuego, añade una cucharadita de comino triturado, tapa y deja reposar cinco minutos. Cuela y listo. Si tienes problemas de gases puedes mezclar el comino con otras plantas carminativas como la manzanilla, menta, hinojo o cilantro.

Contraindicaciones.

El comino tiene un alto contenido de aceite esencial que es tóxico en dosis elevadas. Por eso, es muy importante consultar a un profesional para que nos informe sobre las dosis recomendadas, especialmente si usamos aceite ensencial, dónde las sustancias aparecen en un porcentaje mucho más concentrado. En cualquier caso, esta contraindicado en embarazadas, niños menores de 6 años y personas con enfermedades neurológicas o que afectan a algún órgano del aparato digestivo. También hay que evitar la exposición al sol en caso de tomar algún suplemento de comino.