Eucalipto

El eucalipto o eucalyptus es un género de árboles que comprende alrededor de 700 especies. Este árbol de hoja perenne llega a alcanzar los 60 metros de altura y es originario de Australia, aunque su plantación se ha extendido por muchas zonas del mundo para obtener papel, madera, productos químicos y para plantar en jardines, piscinas, etc. Sus hojas contienen un aceite esencial que posee propiedades medicinales para tratar diversas afecciones. Veamos algunos de los usos y beneficios del eucalipto:

· Es un gran aliado de las vías respiratorias por su acción descongestionante, antiséptica, antiinflamatoria, antibiótica y expectorante. Las inhalaciones e infusiones de eucalipto están indicadas para tratar catarros, bronquitis, tos, dolor e inflamación de garganta, sinusitis, asma, rinitis o gripe.

· Está indicado para tratar infecciones de las vías urinarias.

· Ayuda a bajar la fiebre.

· Reduce los niveles de glucosa en sangre, por lo que está recomendado para tratar la diabetes.

· Se utiliza para tratar problemas nerviosos.

· Está indicado para personas con problemas cardíacos.

· Se emplea para tratar la halitosis.

· A nivel externo, el eucalipto es un gran desinfectante natural y se emplea para tratar afecciones de la piel como heridas, encías inflamadas, acné o herpes. Por su acción antiinflamatoria se utiliza para aliviar dolores musculares y de articulaciones. También es muy utilizado en la industria cosmética y en la química, especialmente en la fabricación de insecticidas por su poder para repeler insectos.

Cómo preparar una infusión de eucalipto.

Pon a calentar 250 ml de agua, cuando comience a hervir, añade media cucharada sopera de hojas secas, apaga y deja reposar diez minutos. Cuela y endulza con miel al gusto. Puedes tomar de 2 a 3 tazas diarias.

Contraindicaciones.

El aceite esencial de eucalipto es venenoso, por lo que debemos extremar la precaución y diluirlo correctamente si  vamos a utilizar este formato. Está desaconsejado durante el embarazo, en niños, enfermos de hígado, biliares y personas que padecen algún trastorno digestivo. Puede desencadenar reacciones alérgicas y efectos secundarios, por esta razón se recomienda comenzar con dosis muy pequeñas. El riesgo de intoxicación se reduce notablemente si se consume en forma de infusión en lugar de utilizar aceite esencial. Los síntomas más habituales que presenta una intoxicación por aceite esencial de eucalipto son dolor de estómago, naúseas, debilidad o vómitos. En caso de intoxicación acuda lo antes posible al médico.