Hierbabuena

La mentha spicata o hierbabuena es una planta originaria de Europa, Asia y África. Por su intenso y fresco aroma tan agradable es muy utilizada en la cocina para aderezar platos dulces y salados, así como en la industria de la perfumería. Además de este valor culinario, la hierbabuena posee propiedades medicinales de las que puedes beneficiarte a través de sencillas y deliciosas infusiones.

Propiedades de la Hierbabuena.

· Gracias a sus propiedades digestivas, la hierbabuena es eficaz para tratar digestiones pesadas, espasmos intestinales, gastritis, diarreas y problemas de gases.

· Por su acción antiinflamatoria ayuda a desinflamar el hígado y estimula la producción de bilis.

· Está indicada para aliviar los dolores de la menstruación.

· Su poder analgésico ayuda a relajar el sistema nervioso y actúa como relajante muscular.

· Por su contenido en mentol y su acción antiséptica actúa como expectorante limpiando las vías respiratorias.

Cómo preparar una infusión de hierbabuena.

Calienta una taza de agua al punto de ebullición, añade una o dos cucharaditas de hojas secas de hierbabuena, tapa y deja reposar 5 minutos. Cuela y endulza con miel al gusto. También puedes preparar la infusión con hojas de hierbabuena frescas y mezclar con otras plantas y frutas.

Contraindicaciones.

Consumida en dosis adecuadas no presenta toxicidad, sobre todo si la consumimos como aderezo de comidas o infusiones elaboradas a partir de hojas. Hay que tener más cuidado si utilizamos aceite esencial, que contiene mentol y no debe administrarse a niños menores de 6 años o a personas con problemas estomacales.