Infusiones con leche

Sobre el tema de si es mejor preparar las infusiones con leche o con agua podemos encontrar opiniones contrarias pero todas ellas válidas, como se suele decir, para gustos los colores. Algunas personas las prefieren con leche, ya que ésta tiene más sabor que el agua y enriquece la infusión. Sin embargo, otras personas apuestan por el agua, pues la leche mata o suaviza demasiado el sabor original de la planta a partir de la cuál se elabora la infusión. También puedes optar por un punto intermedio, es decir, preparar la infusión con agua y mancharla con un poco de leche. Resultará menos pesada que si la elaboramos con leche y al mismo tiempo le aportará sabor.

Las infusiones con leche se suelen servir calientes o templadas, por esta razón resultan muy apetecibles durante el invierno. En los meses fríos nos apetece beber bebidas calientes y que reconforten, especialmente cuando pasamos por un resfriado o gripe. También son una buena opción para aquellos a los que les desagrada el sabor de determinadas plantas, ya que la leche suavizará bastante el dicho sabor, o bien, para quienes prefieren tomar una infusión más nutritiva. En general, los tés fuertes suelen ligar bien con leche. Aquí tienes algunas plantas que quedan deliciosas preparadas con leche:  Rooibos, Té pakistaní Té negro, ManzanillaCanela, Tila o Anís.