Infusión con limón

Este trastorno intestinal afecta en mayor medida al  género femenino y puede empeorar conforme avanza la edad. Algunos factores como la falta de ejercicio, una dieta pobre en fibra, el sedentarismo, la ingesta deficiente de líquidos, el estrés o los viajes pueden favorecer notablemente su aparición.  Los músculos de abdomen se relajan disminuyendo la cantidad de movimientos en el intestino y provocando dificultades para evacuar o defeccaciones insuficientes. El estreñimiento crónico acumula tóxinas en el organismo y puede predisponer a la aparición de enfermedades graves.

Es fundamental adquirir unos hábitos saludables y recurrir a laxantes lo menos posible, sobre todo si no son naturales. El abuso de este tipo de productos hace que nuestro cuerpo se acostumbre a funcionar con ellos y puede empeorar el problema.

La actividad física regular que incluya caminatas y ejercicios de tonificación para la zona abdominal es un buen remedio para favorecer el tránsito intestinal. Otras pautas a seguir son incrementar la fibra en nuestra dieta, beber abundantes líquidos y evitar productos ricos en harinas refinadas. Recuerda que si consumes más fibra, tienes que consumir más agua. De lo contrario un exceso de fibra podría resultar contraproducente haciendo las heces más duras y dificultando su expulsión. Complementa tu dieta con infusiones de plantas medicinales que favorecen la digestión y las evacuaciones regulares. Aquí tienes una lista de plantas naturales  para prevenir y aliviar el estreñimiento:

· Sen. Esta planta es un laxante fuerte y conviene utilizarla únicamente cuándo sea necesario, nunca en periodos prolongados. Aumenta lo movimientos intenstinales facilitando la evacuación.

· Semillas de lino. Son ricas en fibras solubles que absorben agua aumentando el volumen de las heces y facilitando su expulsión.

· Glucomanano. Puede llegar a absorber hasta 200 veces más agua que su peso en seco.

· Aloe vera. El poder laxante del aloe se deriva de su contenido en antraquinonas y magnesio, que incrementan los movimientos peristálticos.

· Malva. Es un laxante suave que favorece la digestión.

· Zaragatona. Es un laxante estupendo rico en mucílagos, una fibra soluble que no irrita el intestino ni produce retorcijones.

· Cáscara sagrada. Tiene un poder laxante y purgante que aumenta el movimiento del colon, pero no conviene tomarla de manera prolongada.

· Diente de león. Es un laxante suave muy rico en minerales y hierro.

· Saúco. Tiene propiedades laxantes, purgantes y depurativas.

· Achicoria. Favorece la digestión y es un laxante suave que previene el estreñimiento.

· Ortiga. Poder laxante suave que estimula el proceso digestivo y facilita la expulsión de las heces.

· Olivo. Es un laxante suave.

· Pensamiento. Entre otras, se le atribuyen propiedades depurativas, diuréticas y laxantes.

· Malvavisco. Posee múltiples propiedades para tratar afecciones del aparato digestivo y regula el tránsito intestinal.

· Frángula. Tiene un gran poder laxante y no es conveniente prolongar su consumo. Está muy indicado para el estreñimiento ocasional.