Orégano

Este arbusto de hoja perenne es originario de los países mediterráneos y muy utilizado en la cocina como especia. Además de su valor culinario, el orégano posee propiedades medicinales muy beneficiosas  entre las que destacan:

· Es un potente antioxidante natural que previene el envejecimiento de las células y por consiguiente la aparición de numerosas enfermedades como el cáncer.

· El orégano es una aliado del aparato digestivo que facilita los procesos digestivos y espasmos intestinales, aumentado la producción de bilis y evitando la aparición de problemas de gases. También está indicado para tratar el estreñimiento.

· Protege el hígado y mejora su funcionamiento.

· Alivia los síntomas de la menstruación.

· Favorece la circulación de la sangre en general, también a nivel cerebral.

· Por su acción antiinflamatoria y expectorante ayuda a limpiar las vías respiratorias y a calmar la tos.

Cómo preparar una infusión de orégano.

Pon a calentar 250 ml de agua, cuando empiece a hervir añade una cucharadita pequeña de hojas y flores secas, apaga el fuego, tapa y deja reposar 5 minutos. Cuela y endulza al gusto con miel. Puedes añadir unas gotas de limón.

Contraindicaciones.

Se trata de una planta que consumida en dosis normales apenas presenta toxicidad, especialmente si la utilizamos como condimento o si la consumimos a través de infusiones. No obstante, está contraindicada en los siguientes casos:

· Embarazadas, pues esta planta contiene sustancias abortivas.

· Lactantes.

· Personas con déficit de hierro.