Piernas sin varices

Las varices son un trastorno del aparato circulatorio que afecta a gran parte de la población, especialmente en países occidentales. Factores genéticos, una dieta pobre en fibra vegetal y rica en grasas, el sedentarismo y los desequilibrios hormonales predisponen a sufrir este problema vascular.

Las paredes de la venas y sus válvulas se debilitan impidiendo que la sangre retorne al corazón, las venas se dilatan y la sangre se acumula en ellas. Los vasos sanguíneos se hinchan y muestran ese color azulado que podemos apreciar desde el exterior.  Los síntomas más habituales son hormigueo en las piernas, hinchazón, dolor, cansancio y fatiga. La gravedad de este trastorno varía, por eso es fundamental adquirir unos hábitos constantes y orientados a frenar el avance de la enfermedad cuándo se detectan los primeros síntomas.

Lo más adecuado es acudir a tu médico para que te aconseje las pautas a seguir. Tratamientos de fitoterapia, una alimentación adecuada, ejercicio físico, caminatas diarias, duchas de agua fría, elevar las piernas y evitar pasar demasiado tiempo de pie o sentado son algunos hábitos que mejorarán los síntomas y te ayudarán a evitar que empeore. Hoy veremos algunas plantas medicinales para varices muy eficaces para mejorar la circulación sanguínea, depurar tóxinas y tonificar las venas y capilares de forma natural. Puedes incluirlas en tu dieta a través de infusiones fáciles y rápidas de preparar.

Plantas medicinales para varices:

· Castaño de Indias. Tiene un gran poder antiinflamatorio que reduce la inflamación de varices, flebitis y hemorroides. Tonifica los capilares y los hace más resistentes.

· Vid roja. Alivia los síntomas, previene su aparición y dilata las venas y capilares para favorecer la circulación.

· Ciprés. Su poder vasoconstrictor y vetotónico convierten a esta planta en un eficaz remedio natural para tratar varices y hemorroides.

· Ginkgo Biloba. Es uno de los mejores remedios para tratar numerosas enfermedades circulatorias. Su acción vasodilatadora  mejora la circulación en las piernas, arterias coronarias y en la cabeza.

· Milenrama. Su acción antiinflamatoria favorece la circulación, tonifica y desinflama las venas.

· Rusco. Tiene propiedades antiinflamatorias, calmantes, depurativas, vasoconstrictoras y antiedematosas.

· Caléndula. Estimula la circulación y reduce la inflamación.

· Hammamelis. Propiedades vasoconstrictoras y antiinflamatorias que calman y desinflaman.

· Naranjo amargo. Tiene poder vasoconstrictor.