Planta de regaliz

La Glycyrrhiza glabra, conocida por la mayoría como regaliz, es una planta originaria de países mediterráneos y de Asia menor. Es utilizada desde la antigüedad como condimento y también para tratar afecciones estomacales. Hoy se utiliza para elaborar postres, bebidas y se le añade a algunos tabacos de pipa por su agradable aroma agridulce. La parte de la planta que se utiliza con fines terapéuticos es la raíz de regaliz. Veamos algunos de los usos y propiedades del regaliz:

· Ayuda a aliviar digestiones pesadas, úlceras, acidez de estómago y problemas de gases. Al mismo tiempo actúa como un laxante suave.

· Es un buen expectorante natural. Su acción antiinflamatoria y antibacteriana es beneficiosa para tratar afecciones de las vías respiratorias como bronquitis o tos.

· Tiene poder hepatoprotector, aumentando la producción de bilis y favoreciendo la depuración del hígado.

· Ayuda a regular los niveles de estrógenos y está indicada para aliviar los síntomas de la menopausia.

· Su acción antivírica convierten a esta planta en una buena aliada para evitar la proliferación de virus. Por eso puede frenar las consecuencias de enfermedades víricas como el SIDA o la gripe.

· Se utiliza para tratar algunos casos de depresión y para mitigar la fatiga crónica.

· Reduce los niveles de colesterol en sangre.

· Otros usos externos del regaliz:  regular el exceso de grasa o  caspa en el cuero cabelludo, tratar la caída del cabello, infecciones vaginales, afecciones de la piel como psoriasis y el virus del herpes.

Cómo preparar un infusión de regaliz.

Pon a calentar 250 ml de agua, cuando comience a hervir añade una cucharadita de raíz seca de regaliz, deja hervir durante 10 minutos. Apaga el fuego y deja reposar entre 10-15 minutos. Endulza con miel al gusto. Toma un máximo de tres tazas diarias.

Contraindicaciones.

La toxicidad de esta planta se debe a que contiene una sustancia llamada glicirricina. Se recomienda consumir productos productos normalizados de venta en parafarmacias y herboristerías en los que esta sustancia ha sido eliminada. La glicirricina puede elevar la tensión arterial, aumentar los niveles de sodio y la retención de agua, por lo que se desaconseja para personas con hipertensión. Tiene un alto contenido en azúcar, por lo que tampoco está indicada para diabéticos. Tampoco deben consumir regaliz embarazadas, pacientes con tratamientos que contienen corticoides, personas que consumen productos para tonificar el corazón, personas con niveles bajos de potasio y pacientes hepáticos. Para beneficiarte de las propiedades del regaliz sin ningún tipo de riesgos consulta antes a un profesional sobre tu caso concreto.