Infusión de Rooibos

Aunque esta planta es oriunda de sudáfrica, dónde crece de manera silvestre, ahora podemos encontrar cultivos de rooibos en más de 140 países de todo el mundo. Esta planta de agradable sabor ha aumentado notablemente su popularidad en los últimos años y se consume principalmente en forma de infusiones. Hay dos formas principales de preparar esta planta para elaborar infusiones. El rooibos rojo es el más popular y requiere una oxidación de sus hojas al sol, gracias a la cuál adquiere este color característico. El rooibos verde no requiere este proceso, tiene un alto poder antioxidante y su precio es más elevado.

Propiedades del rooibos.

· Esta planta se ha hecho muy popular como sustituto del té para personas que no pueden consumir sustancias excitantes. Y es que no contiene cafeína y puede ser consumida por hipertensos, niños o personas con problemas de nervios.

· Es un potente antioxidante natural que previene el envejecimiento prematuro de las células así como la aparición de enfermedades degenerativas.

· Tiene propiedades antihistamínicas y es un buen complemento para tratar alergias.

· Por su poder diurético suave está indicado en casos de obesidad y en dietas de adelgazamiento.

· Es una planta rica en minerales necesarios para el buen funcionamiento del organismo y del sistema nervioso. Ayuda a los deportistas a reponer la pérdida de sales que se produce durante el entrenamiento.

· Es un buen aliado para el buen funcionamiento del aparato digestivo y para tratar problemas estomacales. Alivia espasmos, naúseas, vómitos, diarreas, gastritis,…

· Por su contenido en calcio, magnesio y flúor ayuda a cuidar los huesos y dientes ayudando a prevenir la aparición de caries.

· A diferencia del té, la infusión de rooibos no favorece el estreñimiento.

Cómo preparar una infusión de rooibos.

Para preparar un infusión de rooibos solo tienes que poder a calentar una taza de agua, cuando alcance el punto de ebullición añade una cucharadita de rooibos, tapa la infusión y deja reposar 5 minutos. Cuela y si prefieres un sabor más dulce puedes endulzar con miel al gusto.

Contraindicaciones.

Aunque consumido en dosis normales a través de infusiones no hay evidencias de que pueda resultar tóxico, se recomienda consultar a un médico antes de comenzar a consumir rooibos si se padece alguna enfermedad o se está tomando cualquier tipo de tratamiento o fármaco. Y recuerda la importancia de comprar el producto en un establecimiento fiable con certificado ecológico que nos asegure que el producto no está contaminado.