Salvia Officinalis

La salvia officinalis es un arbusto muy aromático utilizado desde la antigüedad por sus múltiples usos gastronómicos y medicinales. Originaria de la zona mediterránea, se utiliza en la cocina para aromatizar platos y guisos, pero también se utiliza para tratar diversas afecciones a través de  sus propiedades terapéuticas. Veámos algunos de sus usos:

· Es un potente antibiótico natural. Su poder antioxidante nos protege frente al envejecimiento celular.

· Su acción bactericida y antiinflamatoria convierten a esta planta en una gran aliada para el tratamiento de afecciones de las vías repiratorias: tos, broquitis, afonía, anginas,…

· Mitiga los problemas que conlleva la menstruación y los trastornos que provoca la menopausia.

· Gracias a su capacidad antiséptica nos ayuda a cicatrizar heridas en la boca y fortalece las encías.

· Alivia los problemas de estómago como vómitos, diarrea y digestiones pesadas. Reduce la acidez y su poder desintoxicante convierten a esta planta en una buena herramienta para tratar intoxicaciones alimentarias. Además, está muy indicada para personas que concentran sus nervios en la zona del estómago y para casos de insomnio.

· Estas propiedades digestivas la convierten en una aliada para perder peso. Ayuda a depurar y reduce el hinchazón abdominal.

· Reduce los niveles de glucosa en sangre, por lo que está recomendada para personas con diabetes.

· Esta planta está indicada para enfermos de alzheimer, ya que  ayuda a conservar la acetilcolina, uno de los neurotransmisores principales.

· Combate el mal olor corporal, especialmente los casos de sudoración excesiva o casos de halitosis.

· Desde la antigüedad esta planta es utilizada por sus propiedades afrodisíacas, regula los niveles de hormonas y ayuda elevar la producción de testosterona.

· Además de estos usos internos, también tiene numerosas aplicaciones  externas: actúa contra la caspa, es un magnífico relajante muscular, alivia las afecciones de la piel, reduce el exceso de grasa en la piel,…

Cómo preparar una infusión de salvia.

Pon en un cazo un vaso de agua, cuándo comience a hervir añades media cucharadita de hojas de salvia secas, apaga el fuego y tápalo. Deja reposar entre 10 -15 minutos, cuela y listo para tomar. Puedes endulzar al gusto con miel o azucar o darle un toque de limón o canela.

Contraindicaciones.

Es realmente difícil llegar  intoxicarse si utilizamos la salvia para cocinar o si tomamos infusiones, ya que la concentración de principios es mucho más baja. En cambio, hay que tener mucho cuidado si utilizamos aceites esenciales y seguir estrictamente las recomendaciones de un especialista.

Esta planta contiene una sustancia denominada tuyona que posee propiedades abortivas, por lo que está desaconsejada en embarazadas, madres en período de lactancia y niños menores de 6 años. También se desaconseja en personas que padecen insuficiencia renal, que toman tratamientos con con estrógenos o que son propensas a desarrollar tumores mamarios benignos por una producción excesiva de estrógenos. Se recomienda tomar de forma discontinua.