Té rojo Pu Erh

¿Qué es el té rojo Pu-erh?

Se elabora a partir de la misma planta que el resto de tés, es decir, de Camellia Sinensis. El té rojo es  originario de China, que ocupa el primer puesto como productor mundial de este tipo de té. A pesar de esto, el consumo de Pu-erh no está extendido en China y ha estado restringido durante años a las altas clases de la sociedad. La principal diferencia entre este Té y los demás está en el proceso de fermentación en barricas de roble al que es sometido. Este proceso es el que le confiere su característico color rojizo y el que determinará su precio en el mercado.

Beneficios y propiedades del te rojo Pu-erh.

· Es un buen antioxidante que protege a nuestras células del envejecimiento prematuro.

· Se ha hecho muy popular mundialmente por las ventajas que ofrece a aquellas personas que quieren adelgazar y bajar de peso. Se le atribuyen propiedades quemagrasas capaces de estimular el proceso de oxidación de los lípidos y de facilitar su eliminación gracias a que estimula el metabolismo y la función hepática.

· El auténtico té Pu-erh contiene niveles bajos de teína, ya que la fermentación elimina parte de esa sustancia.

· Favorece la digestión, aumentando la producción de jugos gástricos.

· Por su contenido en teína es un estimulante suave que puede ser un buen complemento para superar estados depresivos o de apatía.

· Tiene propiedades diuréticas, depurativas y desintoxicantes.

· Estimula el buen funcionamiento del sistema inmunológico y del hígado fortaleciendo las defensas del organismo.

· Ayuda a reducir los niveles de colesterol “malo” en sangre.

· Protege el sistema cardiovascular.

Cómo preparar té rojo.

Pon a calentar agua a 85 ºC, apaga el fuego, añade una cucharadita de hojas de té, tapa y deja reposar 10  minutos. En herbolarios y tiendas especializadas encontrarás infinidad de variantes. Deliciosas infusiones de  té rojo aromatizadas con canela, limón, frutas, vainilla, dulce de leche, especias,…

Efectos secundarios y contraindicaciones del té rojo.

· Aunque su poder estimulante es mucho menor que el café, el té rojo está contraindicado en personas con la presión arterial elevada, así como en estados de nerviosismo, insomnio o ansiedad.

· Cuándo se elabora con leche ésta puede reducir su poder antioxidante.

· No deben consumirlo embarazadas sin supervisión médica.

· Reduce la capacidad del organismo para absorber el hierro procedente de los alimentos. Por esta razón se desaconseja en casos de anemia.